Archivos de la categoría ‘BOXEO ARGENTINO’

El invicto mendocino Gumersindo Carrasco (65,200 kilos) noqueó en su provincia natal al brasileño Daniel Souza Santos (64,900) en el segundo round y se adueñó del título latino welter FIB, que estaba vacante, aunque debió haber sido descalificado por golpear a su rival cuando estaba caído.

El choque fue la atracción principal de la velada que se realizó en el polideportivo Vicente Polimeni del departamento de Las Heras.

Carrasco había perdido claramente el asalto inicial, ya que el mismo comenzó con un fuerte choque de cabezas (del que “Gumer” se llevó la peor parte) y el visitante aprovechó el momento para sorprenderlo con un derechazo recto a la barbilla.

El cuyano tardó en sobreponerse; tenía muchas dificultades para arrinconar a su contendiente y lograr así el desborde en la corta distancia.

El trámite del segundo capítulo fue similar hasta que el favorito acertó en la mandíbula de su rival con un cross diestro imponente que lo dejó de rodillas sobre la lona. El árbitro Rodolfo Stella ya se aprestaba a empezar el conteo, pero el anfitrión continuó atacando y descargó dos bombazos en la zona blanda de su adversario antes de la separación.

Pese a esto, y a los reclamos del derrotado, la cuenta de Stella llegó al final y el cinturón se quedó en Mendoza.

Carrasco tiene 24 años y una tarjeta de presentación conformada por 15 triunfos, 13 de ellos expeditivos.

En tanto, Souza Santos, de 35 años, totaliza 13 victorias, 10 por la vía rápida, y 6 reveses.

Definitivamente, el boxeo no necesita mas eventos de esta índole en su ya lacerada imagen

Este sábado se celebró un combate el cual presagiaba ser muy interesante por la calidad de los pugiles. En el mismo se dilucidaba el campeonato del torneo del peso gallo entre JOSEPH AGBEKO ‘versus’ ABNER MARES, además estaba envuelto el campeonato de la Federación Internacional de Boxeo (F.I.B.). No quedé del todo decepcionado, ya que los protagonistas brindaron un tremendo espectaculo de arrojo y valentía.

No todo fué color de rosa. Últimamente hemos sido testigo de combates aburridos, jueces con decisiones funestas o boxeadores que no han querido rendir según los esperado. Pero la actuación del arbitro Russell Mora en este combate fue desgraciada, con poco sentido de lo que es ser imparcial. Restando brillantez a los protagonistas de este combate.

Abner Mares es un boxeador valiente, con buenas cualidades y arrojo tremendo. Pero tuvo la ‘divina’ suerte que el señor Mora, aparentemente ingirió alguna bebida embriagante antes del combate o simplemente tiene que visitar con urgencia al primer oculista que se encuentre. Este servidor pudo contabilizar a lo minimo dos docenas de golpes bajos propinados por Mares en la humanidad del ghanes Agbeko.

Todo los presentes y televidentes fueron testigos de la funesta actuación del inepto árbitro, Russell Mora, este sólo pudo visualizar tres golpes bajos, amonestando al mexicano en igual número de ocasiones sin tan siquiera penalizarlo. Para colmo de males, contabilizó dos caídas que nunca existieron. Pero lo más descarado de todo fue la caida que contabilizó en el asalto número once en el cual se observa claramente como Mares se acomoda y lanza una izquierda intencionada a la zona prohibida en la cual Agbeko muestra acuse de recibo.

Los comentaristas se mostraron sorprendidos cuando el árbitro comenzó a realizar el conteo mientras Agbeko se quejaba del dolor. Era obvio que todos esperaban que penalizaran a Mares. El ghanés estaba furioso y su esquina ni hablar, no era para menos.

Definitivamente el combate fue uno donde el mexicano dominó gran parte de la primera mitad, pero en la segunda parte Agbeko apretó fuerte. Mares dominó con su buena rapidez, buenas combinaciones en rafagas, colocando golpes a los planos bajos y con frecuencia mas bajo de lo normal. El ghanés conectó buenos jabs, largas izquierdas en gancho y derechazos que en multiples ocasiones se estrellaron en el rostro de Mares, uno de ellos que estuvo a ley de enviarlo a la lona en el cuarto asalto.

Lamentablemente, este buen combate perdió brillo por culpa de un árbitro que realizó de forma irresponsable su trabajo, que a pesar de los señalamientos del comentarista Jim Grey en entrevista que éste le realizo, tuvo las desfachatez de mantener su postura de que los golpes estaban en la altura correcta.

Sin temor a equivocarme, creo que los dias del señor Russell Mora como árbitro en combates de campeonato mundial estan contados y quizás con esta escandalosa presentación sera su última. La gente de Agbeko realizará una protesta formal exigiendo la revancha, una que en mi opinión tendra exito.